Honesto y luchador. Quizás sea esas dos características las que mejor definan a Borja Fayos. Porque en su caso no son virtudes, sino rasgos de su personalidad. Jinete que siempre ha dado la cara, tanto en los buenos momentos como en los no tan buenos y dotado de unas facultades físicas increíbles, se puede decir que es un jinete “británico”, de épica, de terrenos embarrados, de cerveza Guiness y tazas de caldo, de carreras rotas y mañanas desapacibles. Quizás durante mucho tiempo le ha faltado sutileza encima del caballo, viniéndose antes de tiempo y echándose de menos ese pelín de confianza que distingue a los grandes jinetes. Pero de unos años a esta parte Borja ha cambiado. Sigue manteniendo esa fuerza descomunal que contagia a su montura, pero ahora la ha conseguido aunar con un sentido del paso y de la distancia que le ha hecho ser por méritos propios, uno de los mejores, sino el mejor, de los jinetes españoles. Y hoy lo ha refrendado con un magnifico póker de victorias. Porque, como decía Di Stéfano de sus guardametas “no quiero que atajen las difíciles; con que no se metan las que van fuera me conformo”. Y ahora mismo con Fayos, las victorias fáciles son seguras, pero los triunfos difíciles probables. Y posibles. Momento dulce para el valiente jinete español, que le hace ser merecedor de nuestro Premio semanal. Porque, sin duda, es un jinete “de ley”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here