El turf es una ciencia complicada, realmente complicada. Por un lado, como dice el laureado preparador irlandés Jim Bolger,  hay que saber golpear el hierro cuando esta candente, aprovechando el momento de forma de los caballos para sacarles el máximo rendimiento, pero por otro lado hay en ocasiones que es necesario tener mucha, pero que mucha paciencia, para no malograr a un ejemplar. Y un par de ejemplos se pudieron ver el pasado Domingo. Así, pudimos disfrutar de un triunfo de Tuvalu, que redondea un año extraordinario con victoria en el Corpa, Gran Premio de Madrid, Memorial Duque de Toledo y Gladiateur, obteniendo sin duda el galardón a caballo del año en la distancia.  Asimismo, también hay que resaltar la magnífica victoria de Abrantes, que repite victoria en las pruebas reservadas a los flyers. Si se mira la trayectoria de ambos ejemplares se puede ver como en los dos casos sus responsables han mimado, cuidado y dado tiempo a sus pupilos. Así Abrantes cumplió los 4 años con solo una carrera en el cuerpo, mientras que Tuvalu solo disputo dos carreras en su edad clásica. Son dos ejemplos claros de una gestión magnifica por parte de sus responsables. Y el 2018 se presenta apasionante para ambos. Porque, como dijo el escritor inglés Chestenton, “una de las grandes desventajas de la prisa es que lleva demasiado tiempo”, sobre todo en el turf.

Por ello, esta semana Guillermo Arizkorreta y Joannes Osorio son los galardonados con el Premio Semanal debido a su paciente y magnifica gestión llevada a cabo con ambos ejemplares

- Publicidad -Campaña Housers 728x90

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here