El respeto hacia el calendario selectivo tradicional de Madrid es una de las máximas de HZ y, sin embargo, junto al compromiso sagrado con la conservación de la esencia del programa de carreras histórico de esta pista cabe también la innovación, necesaria en cualquier caso porque la evolución de este deporte, del espectáculo y del propio caballo no puede ni debe soslayarse. En los últimos años se han introducido cambios en el Programa de Carreras de Hipódromo de La Zarzuela que de haberse planteado juntos en una misma temporada se habrían interpretado de otra manera, y más aún si no hubiera guardado el equilibrio necesario con la custodia del calendario base tradicional. La continuidad en los programas tiene una importancia capital para el buen orden de la competición debido al ciclo corto de la cría del PSI, esto es la antelación con la que se conciben o se “fabrican” los caballos de carreras, pero la adaptación constante a una realidad que es cambiante, por la acción de las nuevas tecnologías y las tendencias del mercado que actúan sobre el ciclo largo de la cría, es absolutamente necesaria para responder a las mínimas exigencias contemporáneas de propietarios, criadores, profesionales y apostantes.

“En los últimos años se han introducido cambios en el Programa de Carreras de Hipódromo de La Zarzuela que de haberse planteado juntos en una misma temporada se habrían interpretado de otra manera, y más aún si no hubiera guardado el equilibrio necesario con la custodia del calendario base tradicional”

En 2018 todos podremos disfrutar nuevamente en HZ del calendario base que prácticamente cualquier buen aficionado puede memorizar fácilmente. Sin embargo, los cambios en el Programa no son pocos. Quizá el más relevante, por lo que requiere de la orgánica y de la logística del propio hipódromo, y también por cómo afectará al conjunto de la competición en el país, será la continuidad de la actividad en la Cuesta de las Perdices desde el 4 de marzo y hasta el primer domingo de diciembre, añadiendo después como guinda para el pastel una jornada especial y experimental de Navidad que esperamos que no solo venga para quedarse en nuestro calendario, sino que no lo haga como una fecha aislada en el páramo del invierno turfístico del aficionado madrileño. Si las carreras de las noches veraniegas son muy distintas a las de las mañanas de domingo de Primavera y Otoño, también serán diferentes las cinco jornadas de agosto y septiembre de las de julio, ya que se plantean sobre todo como una oportunidad para determinado tipo de caballos y, más aún, para los jinetes que necesitan oportunidades para acumular experiencia y ser competitivos. En este sentido concreto, estas jornadas, más cortas y con premios más modestos, unidas a la medida adoptada en el Código para alargar el tiempo en el que los jinetes disfruten en sus comienzos del beneficio del descargo de peso, han de ser de una gran utilidad y dotarán a este ciclo de carreras de una identidad propia, modesta desde luego, y brindarán sobre todo más oportunidades para correr y competir, que es lo que propiciará siempre el crecimiento del número de caballos y de propietarios. No cabe ninguna duda de que no ha existido un momento más favorable para la inversión en caballos de carreras en España.

“En 2018 podremos disfrutar del calendario base que cualquier buen aficionado puede memorizar. El cambio más relevante será la continuidad de la actividad en la Cuesta de las Perdices desde el 4 de marzo y hasta el primer domingo de diciembre, añadiendo después una jornada experimental de Navidad”

La publicación adelantada del Programa anual de carreras, otro compromiso principal de HZ desde hace varios años, solo ofrece beneficios y garantías al conjunto de la industria. Ofrece valiosa información, seguridad y certidumbre, posibilidad de planificar, elimina arbitrariedades y, además, favorece la complementariedad del resto de los programas que sucesivamente deban confeccionarse por las demás sociedades organizadoras. Por todos estos motivos, y principalmente por la posibilidad de la previsión, debe confiarse en que, a pesar de la concentración de carreras en el verano, lógica porque es cuando el público más demanda el espectáculo, ninguna temporada ha de resultar afectada en sus intereses y el conjunto del turf ha de ser beneficiado.

El Gran Premio de Madrid, Categoría A

Después de recibir un warning del European Pattern Committee en 2017, y tras una edición en la que los valores no fueron altos, el Gran Premio de Madrid perdió su reconocimiento internacional como carrera de categoría Listed para 2018 en la última sesión del EPC del 17 de enero. Era lo esperado y aunque por un lado beneficia a la industria nacional que haya pattern races en España, lo cierto es que la calidad del conjunto de nuestros mejores caballos es algo inferior a la del que disfrutamos años atrás, y no hay que rasgarse las vestiduras. Los últimos diez años, por diferentes razones, han sido extremadamente duros para las carreras españolas y esto ha repercutido en la cantidad y en la calidad de nuestros ejemplares, que sin duda en el futuro más cercano volverán a remontar el vuelo, en el aspecto cuantitativo y cualitativo. Seguro.

La revisión y homogeneización de las dotaciones de las carreras de categoría A (propiciada por la pérdida en 2017 del Listed del Hispanidad) ha favorecido el refuerzo de otras carreras y, sobre todo, del de un calendario que ha de adquirir más importancia en los próximos años, cual es el de hándicaps principales que se conviertan en citas aspiracionales para aquellos ejemplares que no llegan al nivel de los grandes premios y muy difícilmente encuentran acomodo en las primeras partes de hándicap. Para 2018 se ha aumentado el número de carreras de estas características, de modo que haya al menos una al mes y en todas las distancias. Esto, además, ha favorecido la aparición de una de ellas sobre el fondo puro al final de la Primavera y otra sobre el sprint en el otoño, completando la apertura del abanico de las distancias que se viene afrontando desde hace cinco años, si bien no hemos llegado aún a crear carreras de categoría A ni para los stayers ni para los flyers, lo cual es injusto y deberá equilibrarse a corto plazo. Desde la IFHA se está recomendando con insistencia el refuerzo del calendario de carreras sobre larga distancia en todos los países, y en España el de los sprinters estaba extraordinariamente limitado en número de carreras, tanto que hoy, cuando la proporción de las mismas ha aumentado de forma notable pero sin acercarse a la que disfrutan en otros países, algunos viejos aficionados opinan que son demasiadas para Madrid “porque nunca ha habido tantas”, una razón que se contrapone con la tendencia de la realidad internacional de las carreras y de la cría. En los dos campos hemos mejorado, aunque todavía queda camino por recorrer. 

“Los hándicaps principales se convierten en citas aspiracionales para aquellos ejemplares que no llegan al nivel de los grandes premios y que difícilmente encuentran acomodo en las primeras partes de hándicap. Para 2018 se ha aumentado el número de estas carreras, de modo que haya al menos una al mes y en todas las distancias”

Un Programa anual de 220-230 carreras es muy limitado. La inmensa mayoría de las quejas que produce son por las carreras que faltan, o de las que no hay, del mismo modo que la mayoría de las sugerencias son acerca de carreras que convendría añadir. El problema es lo que habría que quitar para incorporar aquello que cada cual considera necesario (normalmente en virtud de sus propios intereses), ya que en un Programa tan exiguo, quitar es siempre crear otro problema. El objetivo, en fin, es el gran valor del equilibrio (este año se han suprimido algunos hándicaps reservados a los tres años, que tuvieron una media de seis participantes en 2016 y 2017, para dar más carreras de condición, tipo maiden o en los que puedan correr ganadores sin nivel de Gran Premio y no clasificados para el hándicap), si bien hay cuestiones de interés general que deben respetarse. Por ejemplo, sabemos que las carreras para dos años seguirán contando con campos cortos, pero no por ello debemos reducir el número de estas carreras porque la renovación es el futuro en todas las cuadras y los yearlings son el alimento de la industria de la cría, y es una cuestión de tiempo y de salud que haya más dos años, pero para ello el calendario de sus carreras debe respetarse aunque supongan una rémora para el cálculo final de la media de participantes y ofrezcan algunos campos reducidos que a algunos no gustan, como ocurre con las carreras reservadas a nacionales, que por razones obvias no deben reducirse más pero igualmente serían demasiadas en la coyuntura actual de la cría si lo que se buscara fuera una participación numerosa.

“Sabemos que las carreras para dos años seguirán contando con campos cortos, pero no por ello debemos reducir el número de estas carreras porque la renovación es el futuro en todas las cuadras y los yearlings son el alimento de la industria de la cría, y es una cuestión de tiempo y de salud que haya más dos años”

Made in Spain

Precisamente en el afán por ayudar a la reactivación de la cría, HZ amplía en 2018 el Programa Made in Spain, otro ejercicio de innovación desde la inquietud, por el que bonificará ya no solo a los dos años nacidos y criados en España en competencia con los importados, sino a los tres años en las carreras destacadas. El triunfo de un tres años nacional en una Poule eleva el premio a 36.000 euros; a 48.000 en el Derby o en el Memorial; y a 72.000 en el Gran Premio de Madrid. Desde HZ consideramos que esta forma de trabajar sí ha de redundar en la apuesta por la cría de caballos de carreras en España. Requerirá su tiempo, pero se notará.

Al fin y al cabo, se trata de ir siempre a más, poco a poco. Y este 2018 nos deparará más y mejor espectáculo en La Zarzuela. Eso es seguro. Que lo disfruten.

 

Gerardo Torres
Director de Carreras de HZ

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here