Y se corre el Exbury. Un Grupo III, sin mayor historia… exceptuando porque el comienzo de “lo bueno”. Porque la arena está muy bien, y nos calentamos (absurdamente) con algún 3 años que descubrimos. Pero esto ya es de verdad. Un Grupo en pasto. Y además lo ganó  Chinchon, propiedad de la familia Hinojosa, un par de veces, y Arkaitz fue tercero. Y lo acompañamos de un par de preparatorias que casi ya han obtenido la escarapela de “clásicas” como son el Omnium II y el La Camarguo, ambos Listed sobre la milla y que sirven para ir ajustando de cara a la Poule. Pero no divaguemos y vayamos al turrón.

Para empezar, terreno lourd pero muy lourd (vaya sorpresa) en St Cloud. 9 participantes se dan cita en sus 2 kilometros.

Encabeza la escala un viejo conocido Air Pilot, (del que dicen fue compañero de correrías cuando era foal de Bucefalo). Con 10 años poco se puede descubrir de este hijo de Zamindar. Entrenado por Beckett, después de casi 30 actuaciones, yo creo que en su ultima carrera del año pasado donde escoltó a True Self marcó uno de los mejores valores de su vida. Es su distancia, le gusta el barro y al mando de las operaciones Soumillon. Y si a eso sumamos que los dos últimos años ganó en su reaparición, pues esta claro que debe estar delante. Por el contrario, el penalty que se le puede hacer duro. Ya ganó esta misma carrera en 2018, yo le veo peleándola y supongo que será el favorito.

Con el 2, Sacred Life, un 4 años de Wattel por Siyouni que a tres años no confirmó las buenas impresiones que había dejado en su campaña precoz. Valor alrededor de 107, será montado Bachelot, y creo que este lote le viene grande.

Cristian Demuro se sube en Way to Paris, que viene de darse un garbeo por Compiegne. Yo creo que esta distancia le viene corta, y el barro no debe ser su mejor aliado. Aunque con sus mejores valores, debería estar peleando la carrera, hoy no le veo.

Fabre presenta al Godolphin Magny Cours. Curiosa la trayectoria de este hijo de Medaglia D´oro. A dos años una sola actuación, donde se impone dejando la mejor de las impresiones. 5 meses mas tarde, ya con 3 años, es quinto en el Laforce, un Grupo III preparatorio para el Jockey Club, y ya no vuelve a correr hasta hace unos días, con 4 años, donde se pasea en Chantilly delante de un lote realmente flojo. Parece un caballo muy delicado, pero que Fabre le vuelva a correr 3 semanas más tarde es buena señal. Por valores esta muy lejos, pero tiene toda la mejora del mundo, y clase para aburrir. El barro no le debería gustar, y por si fuera poco, subimos a SuperBarzalona para darle emoción a la jugada. Una incognita, pero seguro que lleva dinero. Si no es el favorito, poco le va a faltar.

Soleil Marin es la segunda baza de Godolphin (también entrenado por Fabre). Caballo muy regular en su valor, viene de reaparecer marcando un 102 en 2.000 metros y terreno Soft. Por valores debería ser casi descartable. Le montara Boudot

Beckett también presenta a Dolphin Vista, un 6 años hijo de Zoffany que desde que fue operado de la garganta a mediados del 2018 no ha dejado de subir, terminando el año con un prometedor 113 en su victoria de Listed. No hace ascos al terreno, esta es su distancia y si no acusa en demasía los meses sin correr debería optar a todo. Sera montado por Guyon y a mi me gusta mucho. Pueden pagarle bien. Rentable outsider.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here