“Revancha”. Es la primera palabra que se te viene a la mente cuando ves las matriculas del Derby Irlandés. Porque en el poste de salida estarán el primero, segundo y cuarto de la clásica de Epsom. Y sí, todos sabemos que el Derby  fue una carrera llena de sombras, con un Moore quizás en una no muy afortuna monta y con un ganador que Racing Post le ha valorado como uno de los valores más bajos desde que Racing Post lleva registro. Pero también hubo luces… y es que no es habitual que el quinto clasificado marque un meritorio 115 RPR. Y por si fuera poco de ese lote acaban de salir el brillante ganador del St James como es el clasudo Circus Maximus así como un poderosísimo Japan que tras imponer en King Edward ha presentado su candidatura a las pruebas más estelares del fondo europeo. Y además, un Derby siempre es un Derby, y más en Irlanda, país de sortilegios y tahúres, whisky y purasangres, así que pongámonos de bonito que la ocasión merece la pena.

Anthony Van Dyck: La referencia. Pocos peros se le puede poner al pupilo de O´brien en este 2019. Dos salidas, dos victorias, y la última de ellas es el Derby de Epsom, donde marcó un 120 RPR que debería ser suficiente para imponerse aquí. Es ganador en blando aunque parece más cómodo en terreno rápido y está claro que llega en un momento exultante de condición. Pero no nos engañemos, es un profesional, un magnifico caballo, pero no enamora, y nunca sería portada de Superpop, ni engalanaría las tapas de ninguna carpeta de adolescente. Una verdadera lavadora alemana, fiable y resolutiva. Obviamente es la primera baza de Ballydoyle, que buscarán doblar victoria en los Derbys de las Islas como ya lograron con su progenitor Galileo, Camelot, o Australia. Sera montado por Moore, y como curiosidad señalar que el magnífico jinete irlandés nunca se ha hecho con la victoria de este Stakes, pese a que esta clásica es la que más veces ha ganado O´brien. Ya sabeis, cosas de Irlanda.

Madhoon: La alternativa. Este hijo de Dawn Approach parece el único rival que podría ponerle difícil la victoria a las huestes de O´brien, y es que pese a no haber logrado la victoria en este 2019, el pupilo de Prendegast es uno de los valores más seguros y fiables de la generación clásica en las carreras de fondo. Y si Anthony no tiene duende, este Maktoumh tampoco es que sea la fiesta. Viene de ser tercero de Anthony Van Dyck en el Derby a menos de dos cuerpos en una carrera bastante extraña, pero pudiera ser que si la carrera se corre de verdad como es habitual en esta prueba, la milla y media se le pudiera atragantar al hijo de Dawn Approach. Parece que está entrenado de una manera muy brillante y le está entrando bastante dinero.

Broome: El outsider. Ganador del Ballysax y del Derrinstown, este hijo de Australia fue cuarto en el Derby. Y si de Madhoon pudiera albergarse la duda de la distancia, yo creo que Broome no debería tener problema con los metros. Morando los seccionales del Epsom, poudo estar más cerca y si bien no demostró más que sus rivales, tampoco fue inferior. Cruza a 5/2 y bajando. No me lo descarten que luego vendrán los lloros y rechinar de dientes.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here