Un inicio de lujo para el otoño madrileño gracias a la disputa de una esperadísima edición del Benítez de Lugo, donde las mejores yeguas de nuestro país lucharan por coronarse en una prueba intergeneracional que promete hacer las delicias de todos los aficionados.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de analizar esta carrera es precisamente la altura de año a la que estamos,  ya que hasta cinco de las participantes realizarán su rentree el mismo domingo tras varios meses paradas. Por tanto, y por mucho que sus entrenadores se hayan esmerado al máximo para presentarlas en la gran prueba  lo más cerca posible de su mejor nivel, el estado de forma puede jugar un papel crucial en el resultado final.

Curiosamente las tres que a priori se han colocado como favoritas en los análisis previos son precisamente  las que no han salido a pista en toda la temporada estival, por lo que una mala actuación de Nieves, Magal o Tregua podría explicarse perfectamente con este argumento.

No obstante tienen muchas cosas a favor, ya que sus resultados, y sobre todo sus sensaciones durante la primavera fueron difícilmente mejorables. La torda de la cuadra Palomares fue de menos a más realizando una inconmensurable performance en el Oaks. Como buena hija de So You Think, y al igual que sus hermanos maternos, debe mejorar con el paso de la edad, y mientras las pistas no estén muy pesadas, sus propietarios tiene un otoño realmente ilusionante por delante con ella.

En cuanto a Tregua, creemos que es la que más calidad puede llegar a tener dentro, pero que como buena Motivator su carácter a veces le juega malas pasadas. Su programa debe centrarse en pistas blandas, por lo que un buen resultado este domingo la colocaría como aspirante a todos los grandes premios esta temporada.

Finalmente Magal parece ser la que más fina puede llegar a la gran cita, con su preparador demostrando saber poner a punto a sus pupilos si la situación así lo requiere. Creemos que la distancia está en su límite pero dentro de sus posibilidades, y es otra que si sigue subiendo puede tener grandes victorias en sus patas.

Por último queremos mencionar a Winfola, que debe aprovechar el factor forma para sorprender a las favoritas. Siempre ha corrido muy bien en la Zarzuela, ya que la larga recta final del hipódromo madrileño es ideal para su remate sostenido, y su valor es suficiente para batir a cualquiera que muestre la más mínima debilidad. La vemos fija en el trío, pero creemos que en caso de triunfo daría un golpe muy duro a las expectativas levantadas por la generación de nuestras tres años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here