Nathan Wildenstein había pasado de vender corbatas a convertirse en marchante de arte gracias a la propuesta de uno de sus clientes que deseaba deshacerse de una serie de cuadros. Ya con una vida resuelta, se animaría a comprar sus primeros caballos en Deauville en 1927 y registrar la chaquetilla bleue, toque bleu ciel, aunque sería su hijo George quien fuera la cara de estos colores y una operación de cría igualmente incipiente. Como ocurría y continúa sucediendo en nuestros días, los éxitos llegarían casi de inmediato, Charlemagne y Kantara le ofrecerían la gemela en el GP de Deauville de 1929, por aquel entonces considerada la 3ª prueba más importante del calendario francés por dotación (551.500 francos al ganador), sin que aquel resultado hubiera supuesto ninguna sorpresa, ya que el macho venía de escoltar a Hotweed en el Jockey Club.

Siguiendo con la tradición, sería su nieto Daniel Wildenstein quien a partir de mediados de los 50 haría brillar la chaquetilla familiar como jamás antes. Un resumen injusto, por el peso y la importancia de estos colores en el panorama del turf europeo a partir de los años 70, nos recuerda sus 9 entorchados como propietario en Francia, 4 como criador a través de la filial Dayton Investments Limited, y el logrado como propietario y criador en Inglaterra en 1976, año de la magnífica Pawneese, entre otros. Allez France, All Along, Sagace y Peintre Celebre, por sólo citar sus ganadores del Arco del Triunfo, nos hacen entender el significado de esta casaca. Con la muerte de Daniel en 2001 comenzó un declive que llega hasta nuestros días, los conflictos sobre la fortuna familiar relativa al dudoso origen de numerosas obras de arte, la evasión del pago de impuestos de algunos de sus miembros y la pelea por la herencia entre la última mujer de este y sus dos hijos, Guy y Alec, trajeron tiempos convulsos, también, para la cuadra y la operación de cría. Alec Nathan Wildenstein, que era el verdadero apasionado por los caballos, cogió los mandos de la cuadra, y aunque nunca llegara a reeditar los triunfos de su padre, bajo la tutela de Ellie Lellouche disfrutó de Bright Sky, Vallée Enchantée pero sobre todo de los campeones Aquarelliste y Westerner, ambos batidos en sendos Arcos por Sakhee y Hurricane Run. En febrero de 2008 perdía la batalla contra un cáncer de próstata, no pudiendo disfrutar de las siguientes potradas, desde las ya nacidas hasta las que aún se encontraban en vientre. Planteur recién estrenaba su edad de yearling, y junto a Beauty Parlour un año después, serían los 2 últimos ganadores de Gr.1 para tan excelsa chaquetilla.

El hijo de Danehill Dancer y Plante Rare (Giant’s Causeway), se trataría de la 5ª generación criada por la casa, debiéndonos remontar a 1968 con el nacimiento de Plencia, que una vez dedicada a la cría pariría como primer producto a la citada Pawneese, y más adelante a Petroleuse, abuela de Peintre Celebre y rama por la que desciende nuestro protagonista.

Desde el primer momento Planteur parecía destinado a las más altas cotas, dejando una magnífica impresión en el importantísimo Prix de Crevecoueur, en pleno meeting veraniego en Deauville. Siempre por la vía más sencilla del programa, sucumbe sorprendentemente en su siguiente ante un potro mucho más experimentado, volviendo a salir a pista a finales de septiembre para cerrar su temporada precoz con otra resuelta victoria por 6 cuerpos. Pese a no haber encarado pruebas de gran magnitud, de la cuadra de Lellouche se confirma que éste será el espoir classique para la temporada siguiente. Directo al Noailles, y como máximo favorito, reaparece mandando por delante de un Fabre llamado Rewilding, luego 3º del Epsom Derby y ganador al año siguiente del Prince Of Wales en Royal Ascot. Los problemas familiares vuelven a enturbiar la participación de Planteur en el Prix du Jockey Club, de entre los 25 participantes hay 2 “Wildenstein”, él como favorito portando la casaca original y No Risk At All, portando la chaquetilla de la Sra. De Daniel Wildenstein, no corriendo como “cuadra” debido al conflicto por la herencia entre madrasta e hijos.

En Chantilly nada puede hacer ante otro Fabre, Lope De Vega, que además reedita la doble Poule-Jockey Club que ya consiguiera su padre Shamardal tan sólo 5 años antes. A partir de aquí y con el cartel de “perdedor”, encadenaría otros 2 segundos puestos tras Behkabad en el G. P. de París y Niel, con una participación discreta en el Arco de Workforce, distanciamiento incluido, y otra mejorada en la Pacific Hong Kong Cup, 5º a 2 cuerpos de la magnífica Snow Fairy. 2011 sería el último año de Planteur como defensor de los colores originales de Wildenstein, comenzando el año tan fuerte como el anterior, con fácil victoria en el Prix D’Harcourt sobre su distancia (10 f.) y terreno (good) predilectos. Tan buena puesta a punto le valió para lograr la ansiada victoria de Grupo 1, sometiendo a Sarafina, Cirrus Des Aigles y Cape Blanco en el Ganay sobre idénticas condiciones. Bien la merecía. Tras lograr el mayor de sus éxitos, se atrevería a cruzar el canal para presentar su candidatura a una de esas carreras heroicas de las que todos nos acordamos, pudiendo observar desde su lejano 4º puesto la remontada “metro a metro” de Rewilding sobre So You Think. Pese a no tratarse de un mal resultado, cierra tristemente la campaña con un par de experimentos sobre la milla en los que nada hace, dejando la sensación de ser ya un caballo “amortizado”.

En diciembre de 2011 se confirmaba la venta de Planteur a través del agente Ajay Anne al propietario Ahmad Al Falasi, conocido por ser uno de los coleccionistas más importantes de coches deportivos en el mundo y un diestro conductor de buggies entre las dunas del emirato, y que tras 4 participaciones seguidas en el meeting de la Dubai World Cup no había tenido la ocasión de tener un partant en la prueba magna. La jugada no resultó plena pero sí satisfactoria, Planteur, ahora bajo los cuidados de un joven Marco Botti, jugaría su carta en la Wolrd Cup para llegar 3º, a sólo medio cuerpo de la segunda plaza, el año del sorprendente Monterosso y los decepcionantes americanos Royal Delta y Game On Dude. Por 3ª primavera consecutiva, sus valores poco tenían de común con la forma de acabar cada año, confirmando en el Prix D’Ispahan la buena forma acreditada en Dubai para escoltar no muy lejos a Golden Lilac y Cirrus Des Aigles, forma que perdería en verano viendo de lejos las victorias de So You Think y Frankel en el Prince Of Wales y Juddmonte International, respectivamente. Hasta ahí llegó la paciencia de Al Falasi, que había incorporado un socio días antes de la participación de Planteur en Royal Ascot llamado Mohamed Albousi Alghafli, que terminaría siendo el siguiente propietario del caballo a solas, aunque por poco tiempo. La que sería su última temporada, la 5ª compitiendo y sin incidencias físicas, volvía a repetir las mismas pautas que en todas las anteriores. Con la vista puesta en su segunda participación en la Dubai World Cup, reaparece en casa venciendo más fácilmente de lo que parece el Winter Derby Trial de Lingfield. De nuevo en Dubai, de nuevo existe el interés de un nuevo propietario, esta vez qatarí, por participar en la Dubai World Cup y Planteur parece el caballo idóneo. Joaan Bin Hamad Al Thani (colores de Treve) se hace con la propiedad del caballo días antes de volver a conseguir la misma 3ª plaza, aunque más batido que en la edición anterior, a algo más de 6 cuerpos de Animal Kingdom. Ya con la experiencia positiva, repite viaje a Longchamp para terminar segundo de Maxios en una nueva edición del Ispahan, tras lo que Botti le da un respiro con cierto criterio, reapareciéndolo en un Grupo 3 menor en Windsor donde no podía perder y no perdió. Fiel a sus costumbres, y pese al espejismo anterior, llega a 35 y 20 cuerpos en las dos últimas salidas de su vida deportiva.

Planteur sería uno de los primeros en estrenar la recién adquirida y en plena reforma Haras de Bouquetot, base de operaciones en Francia de Al Shaqab. Sano, acreditada buena forma entre 1.800 y 2.400 metros, con preferencia por el terreno bueno, aunque sin hacerle asco al blando, de perfil clásico pudiendo mantener una línea competitiva con la edad, aunque con cierta inestabilidad, y un precio muy atractivo, lo convertía y lo sigue haciendo en una alternativa interesante para los criadores nacionales. Entre sus primeros productos destacan Fly D’Aspe y Planteur Davier, además de otra black type performer francesa llamada Over Reacted. Aquí falta un producto de Solina (Acatenango) del que no existen referencias. Sus números no son destacables de momento, 8 ganadores de 27 debutados, y quizá nunca lo sean, pero al abrigo de estas dos nuevas promesas si repiten campaña a 3, estaremos ante un semental muy usable que se adapta bien a las condiciones de nuestro turf.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here