Cuando el Sr. E. Lellouche, allá por agosto de 2009, declaraba a la prensa hípica especializada francesa que “el dos años que debutaría en Deauville, en dos días, mostraba cierto potencial” lo hacia con verdadero conocimiento de causa. Esta claro que no vamos a dudar ahora de la profesionalidad del Sr. Lellouche, y menos cuando el potro se presentaba bajo los colores azul royal del imperio Wildenstein, pero con Planteur acertó de pleno.

Así pues, empiezo a bucear en mi videoteca particular y me pongo a repasar la trayectoria de Planteur a dos y tres años. Esta claro que siendo hijo de Danehill Dancer y teniendo en su árbol genealógico a un tal Giant´s Causeway se podían albergar ciertas esperanzas. No me voy a poner a hablar de sus orígenes ni nada que se le parezca pues para eso hay verdaderos especialistas con amplios conocimientos en esta web.

De Planteur siempre me ha quedado una sensación un poco ambigua. Creo que su palmarés, con un poco más de suerte, podría haber sido mucho mas elitista. Sus carreras a dos y tres años tienen un denominador común…el segundo puesto. A poco que la suerte, y algunas decisiones en carrera, le hubieran acompañado se habría llevado un par de GI a tres años.

Pero no podemos quedarnos con ese aspecto en Planteur. En las tres carreras que corrió a dos años, entre agosto y septiembre de 2009, la impresión visual fue la misma. Con un físico privilegiado y un tranco machacón y poderoso debuto con una victoria donde no dio opción a potros de Fabre o Rouget. En su segunda carrera el factor suerte ya empezó a jugarle malas pasadas y lo que debió ser una nueva victoria se convirtió en un segundo puesto fruto de la imposibilidad de desplegar toda su potencia en buena parte de la recta final. Estaba claro que esto no iba a quedar así y tres semanas después se dio el lujo de desclasar a un mas que interesante grupo de dos años dejando al segundo a mas de 6 cuerpos y demostrando que si le dejaban galopar lo demás llegaría solo.

En la primavera de 2010 reaparece, en el templo parisino de Longchamp, no dando opción a nadie en el Noailles (GII). Su camino clásico estaba escrito y la ruta hacia el arco del triunfo del 2010 también. Claro, los demás también corren y como dicen “siempre hay un pez mas grande”. Se presenta en el Jockey Club (GI) como uno de los favoritos y cuando casi todo parecía hecho en carrera, y su primer grande se dibujaba en el horizonte, uno de esos caballos que el maestro Fabre sabe presentar en el momento justo el día justo, se lo arrebato. Su nombre, Lope de Vega.

No era Planteur caballo que se rindiera fácil. La conquista del GI no era sencilla pero la cita estaba ahí. Era el 14 de julio de 2010. La fiesta nacional francesa. El Grand Prix de Paris se presentaba listo para Planteur y mas con algunos forfait de ultima hora que “facilitaban” la tarea. No pudo ser. Un “desconocido” Behkabad, verde Aga Khan, remonto en los metros finales para dejar a Planteur a 3/4 de cuerpo del GI. Otra vez segundo, otra vez a las puertas de la gloria.

Hasta octubre quedaba tiempo para buscar una carrera que le renovara la moral y le hiciera llegar con ella a tope a la cita con la mejor carrera del mundo. Así pues, se presentó en la salida del Prix Niel (GII) y una de las preparatorias clásicas para el arco. Esta vez el destino fue mas cruel y una cabeza impedía que se tomara la revancha con Behkabad.

El 3 de octubre de 2010 se celebraba una nueva edición del arco del triunfo. Planteur no contaba entre los máximos favoritos a la gloria. No se cambia una táctica cuando funciona y Planteur corrió como corren los buenos. Ofensivo, adelante, cerca de la cabeza entrando en la recta primero con aire de dominar al resto, pero los últimos 400 metros se le hicieron muy duros. Muy cansado, floto a falta de 300 metros y molesto a Fame and Glory lo que le supuso que fuera descalificado tras haber acabado séptimo en meta. Una verdadera lástima. Quedaba un último intento y había que irse hasta Hong Kong. El hipódromo de Sha Tin y la Hong Kong Cup (GI) esperaban. Una vez más, Planteur dio la cara en el recorrido, pero solo le valió para hacer quinto no lejos de la ganadora, Snow Fairy.

Esta claro que la historia de Planteur tiene más capítulos y que la gloria del GI llegaría mas pronto que tarde, pero esa es otra historia y seguro que hay mejores cronistas que un servidor y a buen seguro lo leerán aquí mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here