Sabemos que 2/1 no es el par, pese a que muchos “expertos” repitan el mantra. Y el cajón es importante, y no hablemos de eso de “prefiero salir por fuera que no me cierran”, que nosotros no somos partidarios de ver el futuro en los posos del café. Porque valoramos el riesgo de que un jinete se encierre en la recta, que darte un garbeo por el carril 5 en la curva se nos ocurre a todos.

Somos muy de chaquetillas de lunares, de las clásicas, de las de “gente que sabe”, y aborrecemos las estrellas, cruces y demás diseños barrocos de nuevo rico y estética de polipiel. Y ganar es de horteras, por eso éramos de Godolphin cuando era un volquete de derrotas y apoyábamos a Gosden cuando simplemente era “Poor John”. Y Dios nos ha enseñado que Frankys solo hay dos, Sinatra y Dettori, y cual número de la NBA, ese nombre debería ser retirado para no ser ensuciado en la posteridad.

Después de ver a Miss Andretti, Choisir y Black Caviar fuimos abducidos por los flyers aussies, porque Winx es a sumar, pero no a iniciar. Y además sabemos que un japonés ganará el Arco, y Take, por fin, podrá retirarse feliz y engordar cual luchador de sumo mientras luce un elegante kimono con los colores de Yoshida.

Apuntad que Royal Ascot no es un hipódromo (NO, NO LO ES), y nos encanta Goodwood y la arena plebeya de Windsor, pero el turf siempre es irlandés, porque si no existiera el whisky, Irlanda dominaría el mundo, aunque ya domina este peculiar mundillo. Vibramos con Fallon y Maradona, admiramos a Picasso y a la Bruja Averías y nos emocionamos con la sonrisa de Julia Roberts y la voz de Aretha Franklin.  Porque la forma es tan importante como el fondo, y somos más del color que del dibujo. Y no, los cuadros de Miró no los pintaría tu hijo de 7 años, no insistas en hacer el ridículo.

El Ribera sigue lejos del Burdeos y si no te gustan las kokotxas nunca entenderás el placer versión XXL. Y las ostras se acompañan de vino tinto, no me seáis fondistas y rancios, y además pensamos convocar un paro general con quema de neumáticos ante la saturación de comida peruana, que el ceviche está muy bien, pero el pixín es otra cosa.

Vimos ganar un Arco a Found y comprendimos que el sexo está sobrevalorado. Disfrutamos con ese pequeño duendecillo, pícaro y gamberro, llamado Soumillon, y creímos ver a Peslier brindar con champan en plena recta final del viejo Longchamp, mientras sonreía socarronamente al cruzar el poste de meta con Peintre Celebre. ¡Ah! Y la familia O´brien nos demostró que da igual lo que hagas en la vida, que ellos lo hacen más, mejor y antes que tú.

Siempre hemos apoyado a Churchill (sobre todo en las Guineas) por lo que te prometemos sangre (la ajena), sudor (entre sabanas) pero nunca, nunca, buscaremos las lágrimas. Porque siempre es mejor sufrir indigestión que morir de hambre y hay que pecar siempre (y mucho) por exceso, que por defecto te deja mal cuerpo.

Advertido (e invitado) estás. Súbete al barco que la orquesta ya está tocando. Y ganar no ganaremos, pero eso sí, nos lo vamos a pasar DE COJONES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here