La 6 años “Belvoir Bay” (“Equiano”) se hacía, el pasado 2 de noviembre, con la Breeders’ Cup Turf Sprint. Lo que muchos aficionados desconocían es que la yegua fue una de las muchas víctimas del incendio “Liliac” que, en diciembre de 2017, asoló California.

 

El pasado 2 de noviembre la castaña “Belvoir Bay” ganaba, a sus 6 años, su primer Grupo 1. Y lo hacía nada más y nada menos que en el meeting de la Breeders’ Cup. La hija de nuestro querido “Equiano” (y madre por “Rock of Gibraltar”) sorprendió a propios y a extraños (pues su victoria pagaba a un jugoso 30/1) al cruzar la línea de meta de Santa Anita, con récord de la pista incluido. 

La historia de “Belvoir Bay” es una historia de tragedia y lucha. Una historia de levantarse y volverse a caer. La hija de “Equiano” fue subastada, como yearling, por algo más de 20.000 libras. La potra comenzó su andadura en esto del turf en su Gran Bretaña natal. Tras un segundo puesto en su debut en Leicester, “Belvoir Bay” disputó cuatro carreras más en las islas; experiencia que cerró con 2 victorias y 2 colocaciones. 

En agosto de 2015 cruza el Atlántico para instalarse en Estados Unidos, donde disputa dos carreras más a 2 años. Precisamente cierra su temporada precoz en Santa Anita, su hipódromo fetiche, con una victoria. 

A tres años tiene un mal debut, quedando última en un Grupo 2 en Del Mar. Tras éste, encadena dos victorias en Del Mar (Grupo 3) y Santa Anita. Acaba el año con un quinto puesto, de nuevo, en Santa Anita (Grupo 3). 

A cuatro años sólo puede disputar tres carreras. Pese a ello, consigue vencer, de nuevo, en un Grupo 3. Pero, aunque el año deportivo había acabado para la yegua castaña, el destino le guardaba todavía una macabra sorpresa. En diciembre de ese año un espectacular incendio, bautizado como “Liliac”, asola California. Las llamas se llevarán por delante 17 kilómetros cuadrados y obligarán a más de 10.000 personas a abandonar sus hogares. 

“Liliac”, además, dejará su huella en el mundo del turf. El incendió atacó el centro de entrenamiento de San Luis Rey, acabando con la vida de entre 40 y 50 caballos purasangre y obligando a realojar a cerca de mil animales.  

En ese centro ecuestre se encontraba, bajo las órdenes del preparador Miller, “Belvoir Bay”. Precisamente el propio Miller fue condecorado en los Eclipse Award por su heroica reacción al volver a las cuadras, cuando estas estaban en llamas, e intentar salvar a sus caballos. 

Desgraciadamente el incendio avanzaba demasiado rápido y el equipo de Miller no disponía de suficientes camiones para transportar a todos los caballos, así que había que tomar una decisión. Ese mismo día Barber, el dueño de “Belvoir Bay” recibió una llamada de su entrenador. Lo mejor era abrir las puertas de las cuadras y dejar que los caballos se guiaran por su instinto de supervivencia. En aquellos dramáticos momentos, dejar a los caballos en sus boxes significaba una muerte segura. 

“Belvoir Bay” fue encontrada semanas después en unas cuadras cercanas. La yegua tuvo que pasar dos semanas en la Clínica de San Luis Rey Downs con un tratamiento de oxígeno hiperbárico. Además, presentaba diversas heridas del fuego. 

La recuperación llegó poco a poco, y la hija de “Equiano” volvió a las pistas en abril de 2018 (ya con 5 años), con victoria incluida en un Grupo 3 en Santa Anita. Un mes después, y todavía en Santa Anita, “Belvoir Bay” se hace con su primer Grupo 2: el Monrovia Stakes. Un quinto puesto en un Grupo 1 y un segundo puesto en un nuevo Grupo 3 cierran una temporada que, para la yegua, empezó en el hospital. En noviembre de ese fatídico 2018, “Belvoir Bay” sale a subasta, siendo rematada en 625.000 dólares. 

A principios de 2019 la PSI demuestra que está en su mejor momento de forma al hacerse con dos triunfos en sus primeros dos compromisos del año. Aprovechando el dulce momento de forma, sus responsables deciden salir de Estados Unidos y probar suerte en el meeting de Meydan. Allí disputa el Al Quoz Sprint, un Grupo 1 con un premio de cerca de un millón de euros para el ganador. “Belvoir Bay” acaba segunda, a poco más de un cuerpo de “Blue Point”. 

Tras un breve descanso, la yegua reaparece a finales de mayo en su Santa Anita, para ser segunda en otro Grupo 3. Unas semanas después, los responsables deciden intentarlo de nuevo en un Grupo 1 en Belmont, donde la hija de “Equiano” queda cuarta. 

De nuevo, el equipo de Miller decide darle un respiro a su crack (de hecho, pese a haber corrido durante 4 temporadas, no puede decirse que la yegua haya sido exprimida al máximo. En total ha disputado 24 pruebas). La reaparición se produce en un escenario de altura: la Breeders’ Cup. 

En esta prueba “Belvoir Bay” no estaba, ni de lejos, entre los favoritos. Pero la castaña supo sacar su garra para hacerse con facilidad con la Breeders’ Cup Turf Sprint; prueba que le reportó, a sus propietarios, algo más de medio millón de dólares y; a sus apostantes, un jugoso dividendo de 30/1. Por si todo ello fuera poco, desde 2013 una hembra no lograba imponerse en esta carrera. 

Apenas una semana después de su triunfo, la descendiente de “Equiano” volverá a salir al ring de subastas. Esta vez lo hará en la Fasig-Tipton November Sale. Allí, probablemente, la pupila de Miller alcance uno de los precios estrella. Su palmarés no es para menos: en 24 salidas a pista ha conseguido 11 victorias (entre ellas, 1 grupo 1, 1 grupo 2, 3 grupos 3 y 2 Listed) y 5 colocaciones (destacando su segundo puesto en Meydan). Todo ello ha reportado a sus propietarios unas ganancias superiores al millón y medio de dólares. Quienes pujen por la yegua esperarán, a buen seguro, que “Belvoir Bay” pueda, una vez más, renacer de sus propias cenizas y ofrecerles grandes éxitos como yegua de cría.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here