Hay un día en el fascinante mundo de la Liga de Futbol Americano (NFL) al que le denominan “Overreaction Monday”, que corresponde al lunes posterior a la primera jornada de liga. Equipos que ya parecen que van a pelear por el título, jugadores que van directos al Partido de las Estrellas, entrenadores que presentan su candidatura a Coach del Año, etc. Pues un poco así me siento tras ver la finalización de las dos primeras jornadas de carreras de la temporada de primavera en la Zarzuela. Por un lado es obvio que esto acaba de empezar, que el Opcional es un hándicap, que ganar un Maiden es solamente ganar un Maiden y que una victoria en una prueba de debutantes es poco más que una presunción de calidad. Pero da igual. Sé que esto pinta bien. Lo sé.

Porque si el primer día vimos a un Sir Roque soberbio en su trabajo que en 4 trancos sentenció una carrera siempre difícil como es el Opcional presentando su candidatura al Cimera, en la jornada de hoy hemos presenciado la victoria de tres ejemplares que, por diferentes motivos, estoy convencido que van a dar que hablar.

La jornada ya prometía tras ver en la 1º carrera el triunfo de Celestin´s, una 4 años de cierta clase hija de Cacique (que gran semental pudo haber sido este hijo de la mítica Hasili si no hubiera sido por sus problemas de fertilidad) que bajo la conducción de Arguinzones se impuso con comodidad a sus rivales. Pero lo bueno estaba por llegar. Una de las imágenes que nos había dejado el invierno hispalense había sido el magnífico triunfo de Tilmeeth que había arrasado a su lote disponiendo de la carrera desde el banderazo de salida, lo que lógicamente había hecho que los ojos de los aficionados estuvieran puestos en el pupilo de Olave. Y ciertamente que Olave fue protagonista, pero gracias a Riocorvo. Verdeo, demostró no estar al 100% pero aún así se impuso a un lote donde había ya varios ganadores, y por casi 7 cuerpos, mostrando claramente sus credenciales al Derby. Su padre Pastorius ya ganó el siempre exigente y duro Derby alemán, refrendando su calidad al imponerse en el Ganay a 4 años. Esta es su primera potrada clásica. Riocorvo, que presenta un físico sin duda exuberante, fue rematado de foal por Stamina Turf en la módica suma de 11.000 euros, en lo que sin duda es un acierto. Veremos como evoluciona, pero a día de hoy parece un candidato claro para las mejores pruebas de aliento. Y sin tiempo para asimilar la exhibición de fuerza y poderio del caballo de Javier Aznar, ya estaban en el paddock un ramillete de debutantes dispuestos a hacer su presentación en sociedad. Y es que el Atkinson, después conocido como Quinta de la Enjarada y ahora como Jockey Club es una prueba que sin ser nada del otro mundo, siempre es seguida con mucho interés por los aficionados, sobre todo los más veteranos, sin que haya una explicación clara. Este año se presentaba algún pedigree interesante, pero sin duda destacaba los papeles de Simoneta, una hija del doble ganador de Grupo I en Royal Ascot Dawn Approach, con Navarra de madre, vencedora del Oaks y hermana del triple coronado y actual semental Artkaitz. Casi nada. Y nada se dejó dentro la pupila de Arizkorreta que con un magnífico estilo se impuso en su debut, mostrando detalles de clase, de mucha clase. No sería de extrañar el ver a la yegua de AGF peleando el cetro de su generación.

Y si Riocorvo y Simoneta buscan su sitio en la mesa principal, Presidency hace muchas meses y carreras que se sabe importante. Porque el 2018 fue un año de velocistas en España, y dentro de este selecto grupo Presidency fue uno de los principales protagonistas. Y este 2019 parece que esto no va a cambiar. Tremenda exhibición del flyer de Cerqueira, que arrasó en el Chamartin a un buen Billycock Hill. Brutal la performance del hijo de Oasis Dream, reapareciendo, con 6 años, dando kilos, no apurado… y 6 cuerpos en el disco en 1.200 metros y terreno rápido. Suena raro, pero puede ser una de sus mejores actuaciones en el pasto madrileño. Sin duda la corona de la velocidad van a tener que disputársela a Presidency.

Y es que la temporada madrileña no ha podido empezar mejor. Un Rey, un Príncipe, y una Dama. Y viva las sobrerreacciones, que esto es turf, no ingeniería civil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here