Con la disputa del meeting de las Guineas en el Hipódromo de Newmarket se dio el pistoletazo de salida a la temporada en las Islas; y un año más, Ballydoyle y O´brien dominaron el panorama de las primeras clásicas, copando tanto las Guineas inglesas como irlandesas de una manera inmisericorde.

El pasado día 6 de mayo en la histórica pista de Rowley Mile se dio cita un más que interesante lote para disputar las 2.000 Guineas, la primera de las clásicas del año. Y es que si todos los años las Guineas son sumamente interesantes, se podría decir que la edición de 2017 había reunido un lote que a priori daba la sensación que, pese a no tener mucho historial, podría tener mucho recorrido.

“El triunfo en las 2.000
Guineas sería para Churchill
beneficiándose de una
inteligente monta de Ryan
Moore.”

La carrera estaba marcada por la presencia del pupilo de Ballydoyle Churchill, favorito en el antepost invernal para la carrera, con un palmares inmaculado a dos años (solo ha sido batido en el debut) y que finalizó su campaña con victorias en el National y el Dewhurst, por lo que se había ganado con justicia la vitola de caballo a batir. Como principales amenazas al irlandés destacaban el representante de Godolphin Barney Roy (un hijo de la primera potrada en edad clásica de Excelebration), invicto en sus dos salidas y que venía de imponerse en el Greenham, y el pupilo de Fabre Al Wukair, un hijo de Dream Ahead en el que su preparador había mostrado tener mucha confianza con lo que ello significa y que venía de hacerse con el Djebel donde demostró un valor más que interesante y, sobre todo, un potencial que le hacía partir como outsider en la prueba británica.

Clasicas britanicas derbyday

Al final el triunfo sería para Churchill, con una inteligente monta de Moore que elegió el terreno más propicio y la seguridad de los palos, beneficiándose de un más que acertado planteamiento. Barney Roy con la monta de Buick se haría con la plata, entrando a poco más de un cuerpo del vencedor, mostrando que no ha llegado a tocar techo en su progresión y dejando las espadas en todo lo alto para la siguiente confrontación con el crack de O´brien. Al Wukair finalizaría en tercer lugar con una monta no muy acertada de Boudot, el cual cedió demasiado terreno como se podría comprobar con posterioridad al examinar sus tiempos sectoriales. Hay que resaltar que con la victoria de Churchill en los últimos 13 años más de la mitad de las ediciones de la clásica de Newmarket se las ha llevado O´brien, un dato simplemente impresionante.

Pero si en la reservada a la machos Ballydoyle y O´brien ponían una nueva muesca en su curriculum con la victoria de Churchill, en la prueba de féminas lograrían un extraordinario doblete, al ser la vencedora Winter (montada por Lordan) con Rhododendron escoltándola. Hay que resaltar que Winter a dos años estuvo bajo las ordenes de Wachtman, el segundo entrenador de Ballydoyle y que se retiró a finales del pasado año y con el que conseguió su primera victoria en un Maiden, pasando al patio de O´brien en el break invernal. Pese a que no salía favorita (pagó 9/1) Winter venía de reaparecer de una manera muy prometedora en un trial de Leopardstown donde escoltó en la llegada a su compañera de patio Hydrangea a menos de una cabeza.

“Winter y Rhododendron
coparon las dos primeras
plazas en las 1.000 Guineas de
Newmarket, dando a Ballydoyle
su tercer triunfo consecutivo en
esta carrera.”

Con las victorias de Churchill y Winter, O´Brien lograba su tercer doblete de Guineas inglesas, mientras que Winter le hace encadenar su tercer triunfo consecutivo a Ballydoyle en la prueba reservada a las yeguas, tras los logrados por Minding y Legatissimo y firmar su cuarto victoria en los últimos cuatro años. Realmente unos números impresionantes y probablemente irrepetibles.

britania - Derby Day

Semanas más tarde la atención se desplazaría a Irlanda, concretamente al precioso Hipódromo de Curragh donde ambos triunfadores de las Guineas inglesas, Churchill y Winter, defenderían su cetro en el Meeting de las Guineas Irlandesas. Se había especulado con que Churchill podría disputar el Derby de Epsom, pero al final sus responsables optaron por enfocar su campaña, (por lo menos en la Primavera), en los Grupos I de la milla, con lo que el hijo de Galileo estaría presente en los cajones de salida de la primera clásica del calendario irlandés. Pues los resultados no pudieron ser más parecidos a los que se dieron en Newmarket; Churchill se impondría de nuevo en la segunda clásica de las Islas para machos, y Winter en la de hembras, y si en Newmarket se marcaron un doblete en las 1.000 Guineas, en Irlanda consiguieron copar las tres primeras posiciones, en un verdadero fin de semana de ensueño para el Imperio Coolmore. Con estas dos victorias Ballydoyle y O´brien que lograban llevarse las 4 clásicas, logrando en las pruebas de féminas copar la llegada en ambas pruebas.

“Tanto Churchill como Winter
repetirían victoria en el Meeting
de las Guineas irlandesas.”

Para Racing Post Churchill mejoró su valor en la actuación irlandesa, logrando un 123 (por 121 RPR de su victoria en Newmarket), mientras que Winter, que da la sensación que no ha parado de mejorar, en su fácil victoria en Curragh es rankeada en 119 RPR, subiendo 2 libras con respecto a su victoria en Inglaterra. Con este triunfo Churchill conseguía su cuarto Grupo I consecutivo y a su vez Galileo se hace con dos Grupos I más (y van…), y si el Nick de Churchill (Galileo con Storm Cat) empieza ya a ser un clásico (sin ir más lejos el ultimo caballo que dobló triunfos en las Guineas, el compañero de patio de patio de Churchill Gleneagles lo presenta en su pedigree), la combinación que presenta Winter (Galileo con descendientes de Pivotal en este caso a través de Choisir) da la sensación de que va a comenzar a ser habitual en los pedigrees de muchos de los protagonistas en los Grupos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here