“Si alguien quiere saber cuán grande soy y dónde yago, que supere alguna de mis obras”. (Ramsés II, Ozymandias)

Este último fin de semana se disputo un nuevo meeting del arco del triunfo que a la vez servía para despedirnos de Chantilly para volver en 2018 al renovado Longchamp. Haremos un breve resumen de lo acontecido pasando de puntillas por lo vivido el sábado, absolutamente aburrido, aunque si me obligan a destacar algo me quedare con la victoriosa actuación de The Juliet Rose en el Prix Royallieu en lo que era su segunda carrera del año tras una preparación llena de pequeñas lesiones y que impidieron afrontar con ella un calendario clásico. Poco más que decir del sábado.

Pasemos al domingo. Directos al Arco. Directos a “Ozymandias” Enable. Lo advertimos en la previa publicada en esta misma página. Máxima favorita por múltiples factores. Trayectoria, terreno, clase, versatilidad y encima cajón 2. Nada podía salir mal y nada salió mal. Los desclaso desde la salida. Recorrido perfecto el dado por Dettori que casi tuvo solo que sujetarse pues la yegua lo hizo todo. En vanguardia, avanzado, y vigilando por si algún valiente decidía lanzar ataque a su exterior, al entrar en la recta solo cambio de marcha y se fue, se fue, se fue…dejando atrás a todo el imperio O’Brien y al resto del mundo. Poco más que decir de esta excepcional yegua salvo que todo indica la acusada posibilidad que la volvamos a ver el año que viene en competición.

¿Hablamos del resto participantes? Un par de líneas; Cloth Of Stars hizo un buen segundo, pero su éxito queda empequeñecido por la actuación de “Ozymandias”. Ulysses posiblemente ganara la Breeders que corra y Order Of St George acabo en su sitio. Podríamos decir que Brametot no tuvo el mejor de los recorridos, ni suerte en la recta final, y que el alemán Dschingis Secret fue víctima de un horroroso recorrido, fue en cuarto espesor, perpetrado por su compatriota A. De Vries. Se me olvidaba; Winter, los ensayos en casa y en privado no el día de la carrera.

Del resto del domingo, me van a permitir que me “meta” con el turf francés. Hechos:

  • Ninguna victoria de un caballo francés.
  • Ninguna victoria de un criador francés.
  • Ninguna victoria de un jockey francés (La de árabes no cuenta…).

El turf francés está acostumbrado a que sus dos años sean sistemáticamente derrotados por los dos años británicos. Todo normal. Ahora bien, lo de ayer con los clásicos fue la consecuencia de un modelo de competición que tal vez necesite de una revisión en su idea de cómo competir y para que competir. No se puede correr a jugársela en la recta en un sprint de 300 metros todas las carreras de nivel listed para arriba. Lo que ellos llaman “train senateur” (paso carreta) les está haciendo más daño del que parece y sus carreras de grupo, salvo las que son pobladas por participantes británicos, se limitan a un número pequeño de partants con dificultades para cubrir, a veces, las plazas remuneradas (cinco). Ayer quedo de manifiesto que, salvo grandísimas excepciones (Treve, Zarkava…), tendrán que replantearse algo dentro de France Galop y del Jockey Club Frances para revertir esta situación.

Voy acabando; el domingo nos dejó también un par de notas a destacar. Una es Happily, que derroto al “español” Olmedo (vamos a ver si con la experiencia puede llegar a ser la gran esperanza gala), en todo un alarde de clase y que apunta a todo para la temporada que viene. La otra es Battaash, si bien no es que fuera de un gran nivel el Abbaye de ayer, corrió a no dar opción desde la salida dejando al segundo a cuatro cuerpos.

Por ello; gracias Enable por salvar el domingo del arco.

“Mi nombre es Ozymandias, rey de reyes: ¡Contemplad mis obras, poderosos, y desesperad!”

- Publicidad -Campaña Housers 728x90

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here