• Debut soñado. Primeros partans, y primera victoria para el joven entrenador sevillano Álvaro Soto. Y su primera jornada no ha sido ensillando caballos de unos propietarios cualquiera… Primero fue Cántabra, con los colores de la cuadra Albero, ganadora de una Poule y de un Listed en París, y luego con Wealth Tax, con los históricos colores del Marques de Miraflores. Mucha suerte para Álvaro en su nueva profesión.
  • Y sigue con la repetidora. De nuevo doblete en la jornada para Oscar Anaya. Esta vez fue con Another Day of Sun, que hizo valer su buen momento de forma para imponerse a un Budgie que venía con aires ganadores, y con el reciclado Arab Poet en la carrera que cerraba la jornada. Vaya racha de Don Oscar.
  • Un caballo exuberante. Vaya físico rotundo que presenta el ganador del Opcional 2018, Another Day of Sun… Y por cierto, 2.000 euros costo el pensionista de la cuadra de Manolito el Barbero. Hagan cuentas…
  • El trabajo de un modesto preparador. Hay entrenadores que por las circunstancias que sean hacen que sus pupilos luzcan especialmente bien en el paddock, mostrando un pelo brillante, tranquilos, sin sudar, etc. vamos lo que los clásicos denominaban “caballos lucídos”. Un ejemplo de estos profesionales puede ser la familia Imaz, el portugués Cerqueira… o Calderón. Da gusto ver sus caballos en el paddock, la verdad.

  • Una nueva fusta; El brasileño Schistl se presentaba hoy en el hipódromo de la capital, tras haber debutado en España en la pista de Dos Hermanas. Primera carrera, primer triunfo, que seguro que no será el último. Bienvenido a Madrid.
  • Extraña situación. Urbina en la tribuna en las dos pruebas principales. Sorprendente. O no. Recordemos a Horcajada…

  • La monta de la jornada. Caballos que reaparecen y terreno embarrado, factores que hacen que sea difícil la elección de la mejor monta… pero nos vamos a decantar por Borja Fayos, y su monta a Arab Poet, demostrando como se hace fácil lo difícil. Y es que cómo ha cambiado Borja… hoy ha ganado “su” carrera por ½ cuerpo, y sin usar el látigo en ningún momento. Si siempre fue muy fiable para los apostantes por su pundonor y entrega, ahora se ha convertido en jinete “de entrenadores”, sabiendo medir y sin abusar de sus monturas. Un verdadero seguro de vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here