Institución. James Spencer es un personaje. Multiganador de estadísticas tanto en Inglaterra como en Irlanda, es un jinete “especial”. Jockey destinado a ser una estrella desde sus primeros años como profesional (ganó las 1000 guineas irlandesas con 17 años) su paso por Ballydoyle fue realmente pintoresco, con distanciamientos, carreras perdidas de manera incomprensible, montas geniales, etc. pero aun así es difícil negarle su calidad y sobre todo su personalidad.  Con 34 años anunció que se retiraba, para luego en la mejor tradición de la tauromaquia volver y triunfar. Pues a sus 40 años, y cuando parecía de vuelta de todo, se llevó no solo un Grupo II batiendo al archifavorito Calyx, sino que redondeando la jornada se hizo con una victoria en la primera clásica del 2019 en Irlanda. Un aplauso para el peculiar jinete irlandés.

Inesperado. Sorprendente el rendimiento de los dos años protagonistas en el 2018. Se suponía que iba a ser una generación inolvidable, con caballos que prometían que el 2019 iba a ser un espectáculo. Pues bien, ni Too Darn Hot, ni Quorto, ni Teen Soveraign, han conseguido por una razón u otra inagurar su casillero de victorias en el 2019, y Calyx solo ha podido imponerse en un listed sin más relevancia. Curioso el mundo del turf.

Leyenda. Lo de Gordon Lord Byron es algo de película de Walt Disney. Lleva tropecientasmil carreras, se ha enfrentado a lo mas granado del turf europe desde Moonligth Cloud a Olimpyc Glory pasando por Muhaarar, y ahí sigue, en las pistas y dando guerra. Este sábado fue tercero en un Grupo II a un par de cuerpos del ganador. Sin duda un caballo de los que crean afición.

Calidad. Battaash volvía a la pista y stakes donde justamente hace un año que había conseguido su última victoria y probablemente había firmado la mejor actuación de su gran palmares, y  el maravilloso flyer de Shadwell volvió a la senda de la victoria, con una magnífica actuación al imponerse por casi tres cuerpos. Siempre es una buena noticia la recuperación de un caballo de la calidad excelsa del hijo de Dark Angel.

Crack. Phoenix of Spain ha sido un gran dos años en una generación de muchos quilates, y que solo fue batido por Too Darn Hot en el Dewhurst y por Magna Gracia en el Racing Post Trophy. Pues en Curragh hemos podido ver la doble revancha del hijo de Lope de Vega, que tras 7 meses sin correr se ha hecho con las Guineas irlandesas de una manera realmente brillante. Habrá que ver sus siguientes salidas, pero me da que el pupilo de Hill va a ser un caballo realmente importante en este 2019. Yo voy con él.

Futuro. Estamos acostumbrados a narrar lo maravilloso entrenador que es Fabre, el talento de O´brien para llegar a las citas importantes con los caballos en su mejor momento, la sensibilidad de Gosden para mantener los caballos en forma todo el año, el ojo de Stoute al elegir los yearlings, etc. Pero tras tanto brillo, popularidad y oropel hay otro escalón de entrenadores que sin tanto alboroto saben como ganar Grupos I. Este es el caso del joven Charles Hill, probablemente uno de los entrenadores con más futuro de las Islas. Hoy ha ganado con el veterano flyer Battash y con el tres años Phoenix of Spain, dos caballos de perfiles y situación totalmente diferente. Sin duda un entrenador que está dando mucho que hablar, y más que va a dar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here