La regularidad de los stayers; Los caballos ultrafondistas serán lo que sea, pero son caballos realmente sólidos. Ya vimos al mítico Yeats, múltiple ganador de la Gold Cup, o incluso Vazirabad que durante sus últimas 15 salidas nunca se quedo fuera de una gemela. Pero el 2018 casi se podía catalogar como el año de Stradivarius. Y es que desde que fue derrotado ahora hace justamente un año, había encadenado 4 victorias consecutivas, presentándose en el Champions Day como favorito unánime en la prueba de fondo, donde nuevamente se hizo con la victoria, lo que le corona a este hijo de Sea The Stars como el mejor fondista sin discusión de este 2018.

El renacer de una promesa. Sand of Mali comienzo el año como uno de las grandes protagonistas de la velocidad de la añada de 2015, encadenando 2 grupos a principio de temporada, para luego ser segundo del Commonwealh, verdadera prueba reina de la velocidad para los caballos clásicos. Después de esa actuación, defraudo completamente en la July Cup y el Maurice de Ghest, dejando entreveer cierta mejora en la Sprint Cup. Pero si hay que ser sinceros nada hacia sospechar su explosión en el Sprint Stakes donde se ha impuesto a un consistente Harry Angel, marcando un interesante 121 RPR.  Sin duda, caballo a seguir en el 2019.

Reafirmando su liderazgo. Pocas dudas se pueden albergar que tras este triunfo a Roaring Lion se le puede calificar como mejor 3 años europeo. A dos años ya se partió la cara con lo mejor de su generación, y solo pudo ser doblegado por un imponente Saxon Warrior en un precioso duelo en el Racing Post Trophy. A tres años seria seria colocado de Guineas y Derby, para luego encadenar 3 Grupos I consecutivos, terminando la campaña imponiéndose en el Queen Elizabeth, en la milla y contra barro, donde pese a dar su peor valor de todos sus Grupos I, quizás sea su victoria más meriroria. Sin duda, un gran caballo.

La traca fin de fiesta. Las últimas campañas de John Gosden están siendo realmente fructíferas, con grandes victorias en las pruebas más importantes de Europa, y hoy ha querido darse un verdadero festín firmando un día histórico con triunfos en el Champions, el Queen Elizabeth y la Long Distance. Quién se lo iba a decir hace 5 años al Bela Lugosi del turf.

El mejor caballo de la historia del Champions. Si hay que hacer una estatua “de Champions”, que se la hagan a Cracksman (con permiso de Brigadier Gerad). No solo por su doblete (parece tradición que cada década un caballo doble victoria), sino porque da la sensación de que mantiene un idilio con esta prueba, que es donde se ha mostrado intratable barriendo a sus rivales y marcando sendos 131 RPR. Y de nuevo, cerramos el Champions pensando que hemos visto al ganador moral del Arco. Un caballazo con todas las letras y en mayúsculas. Ni anteojeras, ni falta de condición, ni ná, victoria sin paliativos que le hace entrar en el Olympo de los grandes mediofondistas de los últimos 50 años europeos.

Un gran día de carreras. Si el meeting 2018 del Arco se puede considerar que defraudó tanto por calidad de los partans como por el desenlace de sus carreras, todo lo contrario hay que decir de este magnífico día de carreras. Grandes caballos, inolvidables victorias y lotes más que interesantes. Y es que hay que empezar a pensar que este Champions Day es el verdadero “día de del turf” en Europa. Solo echo en falta el Dewhurst…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here