Cuando la potranca Queenwhity traspasaba la meta dando una bonita sorpresa en el Comunidad, no pude evitar que en mi cara se instalase una gran sonrisa pese a que en esa ocasión, como la mayoría de los presentes, no hubiese apostado por ella. Los orígenes de los caballos cuentan muchas historias y el de la yegua de AGF es muy interesante, sorprendente y ligado en extremo a la dilatada historia de nuestro Turf.

Cuando a principios de los años setenta la modesta Try For Ten galopaba en nuestros hipódromos sin pena ni gloria, nadie hubiese dado un duro porque casi medio siglo después sus genes siguieran vivos y mucho menos triunfando en una de nuestras carreras principales. El caso es que me acuerdo de Try For Ten, una yegua de origen modesto, físico nada llamativo y actuaciones sin relieve; una pensionista de hándicaps entre otras muchas que accedió a la yeguada quizás debido a cuestiones más sentimentales que prácticas, al menos en teoría. De Try For Ten aparecen seis productos en las bases de datos, todos ellos por sementales surgidos de nuestra competición, tres por Caray, un Nertal otro Chacal y dos por El Gaucho.

carreras caballos

Precisamente con este último alumbró a su mejor hija, la potranca Barraca de la que guardo un buen recuerdo. Una buena millera, con mejor físico que su madre y mucho más galopadora. Su padre El Gaucho fue un ejemplar muy notable, un bello alazán dorado con una gran mancha blanca en la frente que ganó la Poulé (cuando estaba reservada a los caballos nacidos en España) así como el Gran premio Nacional, para sucumbir pocas semanas después en el probablemente mejor Derby de nuestra historia ante esa maravilla de caballo que fue Chacal.

El Gaucho tuvo pocas oportunidades como semental y sin embargo no lo hizo nada mal. No se esperaba que con la modesta Try For Ten tuviese una hija tan maja como Barraca, entrenada por el genial Miguel Alonso.

De Barraca aparecen cinco productos pero solo uno de ellos tuvo interés, la yegua Isla Cristina por otro semental netamente patrio. Su padre Lorgot fue criado por la cuadra Rosales y con sus colores disputó sus primeras carreras en distancias por encima de los dos mil metros. Se le presumía fondo al ser medio hermano de Clamor que unos años antes había demostrado ser un fondista consumado. Fue toda una sorpresa que tras desprenderse Rosales de Lorgot y pasar a manos de ese gran entrenador que fue Luís Maroto el caballo se transformara en uno de los mejores velocistas-milleros que se han visto galopar en nuestros hipódromos. Su hija Isla Cristina fue mejor incluso que su madre Barraca; ganó el Kutxa con cuatro años de edad, si la memoria no me falla, a favor de hipódromo y pista blanda.

Isla Cristina tuvo que bregar con los años oscuros de nuestro Turf durante su faceta como yegua de cría. Al igual que su madre y abuela siempre se la cubrió con sementales baratos estabulados en España. Su mejor producto fue Shiva que en el 2001 se impuso en el Criterium Nacional de San Sebastián. Ésta era hija de Policy Matter, un caballo importado por la entonces poderosa cuadra Alborada que ganó el Antonio Blasco y el equivalente al Carudel actual. Era un ejemplar que a mí particularmente me resultaba poco atractivo, eso sí con buen pedigrí. Como la mayoría de nuestros sementales se utilizó muy poco aunque dio algún elemento notable. Merece la pena citar al eterno Zizou quién disputó 72 carreras con 12 victorias, permaneciendo en activo hasta el año 2011 cuando ya contaba con diez primaveras de edad.

Shiva antes de Queenwhity había alumbrado un producto excelente, Jakemate, ganador de la Copa de Criadores y tercero del Hispanidad 2012. A pesar de padecer una lesión el hijo de Denver County dio un valor muy alto; con un poco más suerte es probable que su historial incluyese una victoria en una de las grandes carreras de nuestro calendario. Con todos los terremotos que han sufrido nuestras carreras casi no quedan descendientes de las antiguas líneas maternas.

carreras caballos

Parece mentira que la magnífica sangre de Raita, Karelika, Tbessa, Celestial River, Penetentiary, Pharinande y muchas otras se haya perdido para siempre y en cambio la de una yegua tan modesta como Try For Ten perdure; sobre todo teniendo en cuenta que sobre ella se han aplicado exclusivamente sementales en teoría de poca monta, todos ellos surgidos de la propia competición española. También es curioso que siendo El Gaucho, Lorgot, Policy Matter y Palamoss alazanes, tanto Barraca, como Isla Cristina, Shiva y Queenwhity saliesen con la capa castaña.

Hay que felicitar y mucho a Luís Álvarez Cervera, criador de Queenwhity así como de su madre Shiva. He escrito en otras ocasiones a cerca de lo maravillosamente que cría Luís con orígenes en teoría no de primera línea. En el Comunidad su potrilla batió a hijas de ganadores de Grupos 1 internacionales como Falco, Mastercraftsman, Dream Ahead o Motivator, por madres a su vez de Machiavellian, Galileo, Gone West y Oasis Dream. Una palpable demostración de que en el mundo de los orígenes no hay nada escrito. La mitad de los hijos de Galileo no llegan a ganar, mientras que ejemplares como Queenwhity, gracias a la intuición y sabiduría de criadores que ven más allá de las obviedades, logran victorias importantes y dejan al respetable con la boca abierta. Para la mayoría se trata solo de una sorpresa, sin embargo a mí lo que me produce es pura admiración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here